Ilustración | Teresa Wilms Montt

La ilustración de hoy esta dedicada a Teresa Wilms Montt escritora chilena que el tiempo ha olvidado, pero que invito a conocerla.

¿Quién fue Teresa Wilms Montt? Teresa Wilms M (1893-1921) fue una escritora y poeta chilena nacida a finales del siglo XIX, y debió vivir en una época donde la mujer estaba confinada a las tareas del hogar, aspirar a mas era rebelarse ante la sociedad opresora de aquellos años.

Teresa se rebeló, trazo su propio destino viajo sola, escribió y frecuentó clubes literarios y disfrutó de las noches bohemias durante su estancia en Buenos Aires y España. Pero tuvo que pagar un alto precio: perdió la tuición de sus hijas, acusada de adulterio por su marido y llevada a un juicio por la familia de este. Veredicto: enclaustramiento en un convento. Ahí comienza a escribir en su diario personal, relatando su tristeza y soledad. Primer intento de suicidio.

Logra huir y se radica en Buenos Aires, para más tarde viajar rumbo a EEUU con la finalidad de enrollarse en la Cruz Roja, al llegar al país del norte, es acusada de espía nazi, negándosele el ingreso.

En España, crea nuevos lazos, pero no olvida a sus hijas y a Anuarí, un amor trágico como trágica fue su vida y destino.

Mientras tanto, ya había publicado un libro de poemas y cuentos, poco a poco, su sueño se va cumpliendo.

Su belleza de estilo nórdico no pasa desapercibida, muchos caen rendidos ante su porte, elegancia e inteligencia.

Cuando su suegro es enviado a París, Francia, por asuntos diplomáticos, ella viaja a la capital parisina para reencontrase con sus hijas. Encuentro negado, principalmente por su suegra, mujer cruel y falsa, pero es ayudada por los criados y gracias a la intervención de ellos logra volver a verlas. Sin embargo, ese encanto se rompe cuando deben retornar a Chile, luego de un año de estadía en París. Poco duró esa felicidad en nuestra poetisa.

Una Teresa Wilms abatida ante la pérdida de sus hijas, sucumbe ante los encantos de la muerte. La tristeza y depresión son una mezcla fatal cuando la soledad, impuesta y no buscada, te invitan a dormir eternamente.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s